La cotización por ingresos reales para autónomos se ha convertido, durante años, en la reclamación estrella del colectivo. Con el nuevo Gobierno los trabajadores por cuenta propia pueden estar más cerca de hacer de esta medida una realidad. Pero cabe preguntarse acerca de la viabilidad de la medida y los pros y contra que esta conlleva. Desde DyD Asociados analizamos la cuestión.

¿Es viable cotizar por ingresos reales?

A partir de la propuesta, ha nacido una segmentación interna del colectivo. Por un lado, La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomo (UPTA) cuestionan la viabilidad de la medida. Por el contrario, CIAE, Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español, aplaude la implantación del nuevo sistema

La postura de las asociaciones de autónomos

Por su parte, ATA y UPTA, se postulan a favor de la medida pero,  dicha mejora debe realizarse desde el rigor, el conocimiento exhaustivo de la realidad de los autónomos y con el único fin de incrementar la contributividad al sistema y por ende la protección social de los autónomos. De esta manera, recalcan ciertos límites que dificultan la puesta en marcha de la medida:

  • La medida sólo se puede aplicar a un 40% del total de autónomos. Frente a la imposibilidad de determinar de manera precisa los rendimientos netos de más de 1,9 millones de autónomos. 
  • Determinar si los ingresos reales se refieren a la facturación total o a rendimientos netos. Ya que, como denuncia ATA, la Agencia Tributaria, sólo posee datos de los rendimientos netos de 18 meses después del cierre del ejercicio fiscal. Esto podría ocasionar que la cotización se establezca sobre unos resultados anteriores que no correspondan con la actividad del año en curso en el que se estaría cotizando. 
  • No podrá aplicarse a los nuevos emprendedores ya que no existe un sistema de determinación de sus rendimientos netos en tiempo real ni referencias anteriores. 
  • Existe un conflicto con los autónomos familiares colaboradores ya que estos tienen rendimientos netos del autónomo principal pero sin tener una referencia neta. 
  • Con respecto a los autónomos societarios, habría que determinar si los rendimientos netos son los correspondientes a su actividad como autónomo o los de la sociedad. 

CIAE: “si” al nuevo sistema, pero con matices

Por otro lado, la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español, valora positivamente la implantación del sistema de cotización por ingresos reales pero, a su vez, propone algunas variaciones

  • Que se tenga en cuenta la presión fiscal que se ejerce sobre el colectivo ya que para ser autónomo “mileurista” en nuestro país se tiene que facturar 20.000 euros al año. Además, insisten en la necesidad de revisar las cotizaciones de aquellos trabajadores por cuenta propia que ingresan por encima de 40.000. 
  • Proponen dejar exentos de cotización a aquellos autónomos en su primer año de actividad económica. Esto tiene un claro objetivo: apoyar a los nuevos autónomos y reforzar la posibilidad de que se asiente su negocio.

Más allá de los pros y contras, la medida puede considerarse un arma de doble filo para los autónomos. Ya que su implantación acarreará una reducción en las cuotas de aquellos que facturan por debajo del SMI y, por el contrario, los autónomos que facturen por encima del Salario Mínimo Interprofesional sufrirán un aumento de la misma. 
Desde DyD asociados estamos a su disposición para resolver todas sus dudas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies