Con El Real Decreto 463/2020 del pasado 14 de marzo llegaba la declaración del estado de alarma. Con este, se han aplicado medidas que limitan la movilidad de los ciudadanos. Además, ellas se estipulan, como es lógico, limitaciones de las actividades sociales y económicas de nuestro país para luchar contra la propagación del COVID-19.

Las diferentes medidas para flexibilizar el movimiento empresarial están permitiendo minimizar en lo posible el impacto negativo de esta crisis sobre el tejido empresarial. Es innegable que estas medidas de distanciamiento social han tenido un impacto positivo a la hora de luchar contra la expansión del virus. Aún así, no han sido suficiente ya que la cifra total de personas contagiadas y víctimas del COVID-19 han continuado creciendo. Este crecimiento ha creado una latente presión en nuestro Sistema Nacional de Salud y, por consiguiente, sobre los servicios asistenciales. 

Ante esta situación, las recomendaciones de expertos han apuntados hacia la necesidad de nuevas medidas más restrictivas. El Gobierno tomó la decisión de paralizar la actividad económica provocando el cese del trabajo, la fórmula para ello es la de los “permisos retribuidos recuperables”. Desde DyD Asociados te explicamos qué son estos permisos y a quiénes aplican.

Permisos retribuidos recuperables: qué son y a quiénes aplican 

Los permisos retribuidos recuperables son una medida excepcional aprobada por el Gobierno el pasado domingo 30 de marzo. Su principal objetivo es hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por el virus. Esta medida actúa obligando a todos los trabajadores que se dedican a actividades no esenciales a permanecer en casa. Estos no dejarán de recibir su salario, pero una vez terminada la situación de emergencia deberán recuperar las horas de trabajo no prestadas. 

Estos trabajadores, disfrutarán de un permiso retribuido recuperable, de carácter obligatorio, entre el 30 de marzo y el 9 de abril de 2020, ambos inclusive. Además, los trabajadores que quedan exentos de prestar servicios conservan el derecho a la retribución correspondiente si hubiesen seguido prestándolos con carácter ordinario.

Este permiso se aplicará a trabajadores, tanto del sector público como privado, que en la actualidad no presten servicios esenciales y que tengan que desplazarse. También quedan afectadas las personas que estén disfrutando de un ERTE de reducción de jornada en sectores no esenciales.

Así pues, aparte de lo especificado en el real decreto, la medida resulta aplicable a las trabajadoras y trabajadores del sector privado principalmente.

Estos son algunos de los ejemplos de los servicios no esenciales que se verán obligados a parar su actividad:

– Personal de la construcción.

– Hostelería sin repartos a domicilio. 

– Oficinas que no lleven a cabo servicios de primera necesidad. 

– Líneas de producción no relacionadas con servicios esenciales. 

– Comercio minorista.

En contraposición, quedan excluidas las personas que puedan realizar sus labores a través del teletrabajo o aquellas incluidos en expedientes de regulación de empleo temporal. Aquellos que presten servicios en las líneas de producción en algún sector esencial, los que se encuentren en baja por incapacidad o su contrato se haya suspendido por causas legales. Aquellas personas trabajadoras del ámbito del transporte que se encuentren realizando un servicio no incluido en este real decreto-ley en el momento de su entrada en vigor, iniciarán el permiso retribuido recuperable una vez finalizado el servicio en curso, incluyendo como parte del servicio, en su caso, la operación de retorno correspondiente.

También están exentos aquellas personas trabajadoras que presten servicios en los sectores calificados como esenciales en el anexo de este real decreto-ley. Jueces, fiscales, letrados de la Administración de Justicia y demás personal al servicio de esta seguirán atendiendo las actuaciones procesales no suspendidas por el RD 463/2020. El personal de Administración de Justicia que sea necesario para la prestación de servicios esenciales del Registro Civil conforme a las Instrucciones del Ministerio de Justicia. Y las personas trabajadoras de las empresas adjudicatarias de contratos de obras, servicios y suministros del sector público que sean indispensables para el mantenimiento y seguridad de los edificios.

La recuperación de dichas horas no prestadas se podrá hacer efectiva desde el siguiente día a la finalización del estado de alarma hasta finales del año. La medida es flexible en cuanto a su recuperación, pues se deja abierta a las singularidades de cada empresa, ahora sí, con la intervención en el modo de hacerlo por parte de los representantes de los trabajadores.

El avance del virus ha obligado al Gobierno a una continúa actualización de las medidas, lo que puede acarrear confusiones entre los ciudadanos. Por ello, es necesarios controlar las medidas laborales que afectan a los usuarios ante esta situación excepcional. Desde DyD Asociados estamos a tu disposición para asesorarte en todo lo que necesites.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies