Las deducciones en la nómina para la Seguridad Social constituyen un aspecto que afecta tanto a quien recibe el salario como al empresario que lo paga. Por ello, desde D&D Asociados os explicamos las deducciones que os interesa conocer.

La nómina y la seguridad social

Es muy común confundir el salario neto con el salario bruto.

El empresario y el trabajador deben conocer la diferencia entre ambos conceptos para, a la hora de pactar la remuneración del trabajador, no haya malentendidos.

El salario bruto es la cantidad total antes de que se hagan las retenciones, por el contrario, el salario neto es la cantidad que realmente percibe el trabajador.

Lo más correcto en este acuerdo trabajador – empresario, sería pactar el salario bruto, ya que el neto será el que fluctúe según lo que declare el trabajador en el modelo 145.

Las percepciones salariales incluyen:

  • Salario base.
  • Remuneración voluntaria.
  • Salario en especie.
  • Horas extraordinarias y complementarias.
  • Plus de transporte y otras.
  • Prorratas de pagas extras.
  • Comisiones.
  • Etc.

Las percepciones no salariales las conforman:

  • Prestaciones e indemnizaciones de la seguridad social.
  • Indemnizaciones o suplidos.
  • Indemnizaciones por suspensiones, traslados o despidos.
  • Otras.

Para calcular, entonces, el salario bruto, se sumarán todas las partes mencionadas anteriormente consideradas salariales y no salariales tras la cotización en la seguridad social. En la nómina, será considerada esta suma como “total devengado”.

Las deducciones en la nómina para la Seguridad Social

Una vez comprendemos cómo funciona para la Seguridad Social la nómina de los trabajadores, podemos comenzar a situar las deducciones que se aplicarán en esta.


Las deducciones en la nómina para la Seguridad Social podrán o no aparecer en el documento. Las que aparecen en el documento son:

  • Las cuotas a la Seguridad Social además de las cantidades a cuenta de la empresa. El trabajador correrá con la cuenta de las deducciones por contingencias comunes, las deducciones por desempleo y las deducciones por formación profesional.
  • Las retenciones a cuenta del IRPF.
  • Embargos.
  • Anticipos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies